La palabra de hoy 27 de diciembre de 2009


Bendigan al Señor todos ustedes sus siervos,
que de noche permanecen en la casa del Señor.
Eleven sus manos hacia el santuario
y bendigan al Señor.
Que desde Sión los bendiga el Señor,
creador del cielo y de la tierra.
Salmos 134:1-3

¡Qué privilegio el que disfrutamos los hijos de Dios cuando bendecimos su nombre! Cuando lo hacemos, estamos uniendo nuestras voces al coro universal de la creación que bendice a Dios en todo momento y en todo lugar. Nuestros labios se convierten en recipientes santos que atesoran la alabanza y la adoración a Dios. Estas bendiciones que elevamos a nuestro Padre celestial siguen el principio de la reciprocidad y se devuelven a nosotros como ricas y abundantes bendiciones de Dios para nuestra vida y la de nuestros seres queridos. Todo en un perfecto círculo de armonía y perfección.

Independientemente de la situación en que te encuentres, alaba a Dios y envíale bendiciones. Tu vida se verá muy pronto cubierta de las abundantes y perfectas bendiciones de lo alto. ¡Disfruta de tu privilegio!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 27 de diciembre de 2009

  1. Mercedes dijo:

    ¡Bendito y alabado seas Señor..por siempre!…¡Gracias por amarme!….¡Gracias por perdonarme por todo lo que soy!…¡Ayúdame a no separarme nunca de ti!…..¡Bendito seas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s