La palabra de hoy 3 de enero de 2010


¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario?
¿Quién puede vivir en tu santo monte?
Sólo el de conducta intachable,
que practica la justicia
y de corazón dice la verdad;
Salmos 15:1-2

La mirada del hijo de Dios y toda su conducta debe estar enfocada en la práctica de la justicia y la verdad. A todos nos gustaría que nos traten con justicia y también a todos nos gustaría que siempre se nos diga la verdad. De hecho, cuando alguien es injusto con nosotros o se nos miente, nos indignamos a tal punto que dejamos de actuar racionalmente. Nuestras emociones nos controlan y fácilmente caemos en el error.

Cuando nos quejamos por la injusticia y la mentira ¿estamos seguros que nosotros mismos no hemos caído en tan graves faltas?

Si queremos disfrutar de la presencia de Dios entonces asegurémonos que hemos sido justos y sinceros con los demás. Para empezar, no podemos exigir que nos traten de una manera que nosotros mismos no podemos mantener. En segundo lugar y aún más importante, no tenemos acceso a la presencia de Dios si no somos íntegros e intachables en ese respecto. Compotémonos siempre de la manera que le agrada a Dios. Este es uno de los secretos del éxito de la vida cristiana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 3 de enero de 2010

  1. Ma. del Carmen dijo:

    SEÑOR: PERMITEME CONTINUAR APRENDIENDO TUS PRECEPTOS, DESEO DE TODO CORAZON SER BUENA HIOJA Y QUE NO TENGAS QUEJA DE MI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s