La palabra de hoy 27 de enero de 2010


Trata con bondad a este siervo tuyo;
así viviré y obedeceré tu palabra.
Ábreme los ojos, para que contemple
las maravillas de tu ley.
Salmos 119:17-18

Cuando estamos atravesando situaciones problemáticas, equivocadamente pensamos que es Dios quien nos está maltratando para satisfacer quien sabe cual oculta pasión. Comparamos a nuestro Padre celestial con nuestros padres terrenales y le atribuímos a él las fallas que ellos mostraron cuando nos criaron. Olvidamos que el amor de Dios va más allá de todo lo que podamos entender y terminamos confundidos y nuestra relación con él se ve afectada.

De cierta manera debemos reprogramar los conceptos que lamentablemente hemos adquirido de manera errónea en lo que se refiere a la relación con nuestro padre Celestial.

Todo comienza por acercarnos a él con humildad y arrepentimiento por no haber actuado correctamente o no haberle obedecido en todo. Si le pedimos que nos ayude a entenderlo, él se manifestará de una manera muy especial en nuestra vida de tal forma que comenzaremos a conocerle y a amarle mucho más. Acércate pues a él y verás como Dios también se acercará a ti. Él no te defraudará.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 27 de enero de 2010

  1. Ma. del Carmen dijo:

    EL SALMO 119 ES EL MAS LARGO DE LA BIBLIA, ME GUSTA PORQUE TODO EL ES REPETITIVO PERO ENCIERRA EN SU CONTENIDO LA LEY DE DIOS, SOLO SUS PRECEPTOS QUE DEBEMOS DE SEGUIR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s