La palabra de hoy 24 de febrero de 2010


¡Ay de mí, que soy extranjero en Mésec,
que he acampado entre las tiendas de Cedar!
¡Ya es mucho el tiempo que he acampado
entre los que aborrecen la paz!
Yo amo la paz,
pero si hablo de paz,
ellos hablan de guerra.
Salmo 120:5-7

No es fácil hallar paz con nuestros vecinos. Lo más común es que cada quien esté preocupado por sus propios intereses y por lo tanto habrá choques entre estos diversos intereses. Como muchas veces estamos ensimismados en nuestros asuntos, no nos preocupamos por las necesidades de los demás y la situación empeora. Incluso, si tratamos de buscarle una solución al problema, lo más probable es que nos respondan con una agresión.

En verdad, pareciera que no existe una salida a esta terrible situación. Todo es conflicto a nuestro alrededor.

La solución la podemos encontrar en el único que puede garantizar estabilidad y equilibrio en nuestras vidas. Jesucristo es el autor de la paz, él vino a unir lo que estaba desunido. El vino a establecer puentes de comunicación entre los que estaban apartados. Él puede concedernos una paz que perdura, muy diferente a la que el mundo conoce, que es frágil y pasajera. Aunque te respondan con agresiones sigue buscando la paz de la mano de Jesús. Sólo en el podrás hallar el verdadero sosiego.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s