La palabra de hoy 25 de febrero de 2010


Yo me alegro cuando me dicen:
«Vamos a la casa del Señor.»
¡Jerusalén, ya nuestros pies
se han plantado ante tus portones!
Salmos 122:1-2

Jerusalén, la “fundación de la paz” es la ciudad que Dios ha escogido para establecer su trono en la tierra. Fue allí donde se construyó el Templo del Señor y es allí donde se ubicará, luego de descender de los cielos, la nueva Jerusalén, el lugar donde no habrá más llanto ni dolor. Allí estará «el trono de Dios y del Cordero. Sus siervos lo adorarán; lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en la frente. Ya no habrá noche; no necesitarán luz de lámpara ni de sol, porque el Señor Dios los alumbrará. Y reinarán por los siglos de los siglos.»

Nuestra vida es un peregrinaje hacia esa Jerusalén que bajará del cielo, procedente de Dios.

La gloria será cuando podamos plantar nuestros pies ante sus portones de perla y sus murallas de jaspe. La gloria será cuando podamos habitar en la ciudad de oro que Dios ha preparado para nosotros para que reinemos con él. Mientras tanto, gocémonos con esa visión y fortalezcamos nuestras vidas con la esperanza firme de llegar, cuando Dios lo permita, a nuestro destino final: la ciudad de la paz, Jerusalén. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s