La palabra de hoy 18 de marzo de 2010


Días y años nos has afligido, nos has hecho sufrir;
¡devuélvenos ahora ese tiempo en alegría!
¡Sean manifiestas tus obras a tus siervos,
y tu esplendor a sus descendientes!
Que el favor del Señor nuestro Dios
esté sobre nosotros.
Confirma en nosotros la obra de nuestras manos;
sí, confirma la obra de nuestras manos.
Salmos 90:15-17

Hay en las palabras del gran profeta Moisés un toque de tristeza y cansancio pero al mismo tiempo se puede detectar un dejo de esperanza. Muchas veces las realidades de la vida nos abruman de una manera tal que nos sentimos oprimidos y sin salida. Nada parece funcionar. Todo lo que intentamos termina en el fracaso o con los resultados menos esperados. Somos como la pieza equivocada del rompecabezas que por más que nos esforcemos no puede cuadrar en su lugar. O como gustan decir los anglosajones, una clavija cuadrada en un agujero redondo.

La buena noticia es que Dios no nos ha abandonado durante todo este tiempo que llevamos luchando contra la corriente. Él mismo se ha encargado de ir limando las pequeñas asperezas y deformidades que a nosotros como clavijas cuadradas  nos impiden penetrar el agujero redondo para tomar nuestro lugar. No confiemos tanto en nuestras fuerzas y habilidades. Dependamos más de aquel que nos ama con un amor sin límites. Tomemos su mano y sigamos adelante que todavía nos queda mucha esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s