La palabra de hoy 7 de abril de 2010


Este pobre clamó, y el Señor le oyó
y lo libró de todas sus angustias.
El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen;
a su lado está para librarlos.
Salmos 34:6-7

Una sola cosa nos basta saber para reforzar nuestra esperanza en Dios y ella es que él nos escucha cuando acudimos a él en busca de una solución a nuestras angustias. Aunque parezca que estamos débiles y desprotegidos la realidad es que su presencia nos acompaña en todo tiempo y nada ni nadie podrá hacernos ningún tipo de daño que no haya permitido su perfecta voluntad. Si sabemos que tenemos a nuestro lado a Dios Todopoderoso podemos enfrentar con todo aplomo cualquier tipo de obstáculo o dificultad que se atraviese en nuestro camnio.

Pero es importante que mantengamos una vida de obediencia a los mandatos y deseos de Dios.

La promesa de Dios dice que El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen. La expresión temor de Dios puede traducirse también como obediencia a Dios. Esta obediencia no es la que se produce por la fuerza sino aquella que es voluntaria, que se demuestra porque deseamos agradar a Dios y no porque estamos temerosos del castigo que resulta de no obedecer. Quienes así actúan cuentan con la presencia del Ángel de Dios para ser librados de cualquier peligro o trampa que se tienda en su andar. Obedece a Dios y reforzarás tu esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s