La palabra de hoy 11 de abril de 2010


¡Que sorprenda la muerte a mis enemigos!
¡Que caigan vivos al sepulcro,
pues en ellos habita la maldad!
Pero yo clamaré a Dios,
y el Señor me salvará.
Mañana, tarde y noche
clamo angustiado, y él me escucha.
Salmos 55:15-17

La salida efectiva para cualquier clase de problemas que se nos pueda presentar es acudir a aquel que todo lo puede y quien es el único que tiene la capacidad de resolver con eficacia. Si nos duele la cabeza no vamos a tomar aceite de ricino para que se nos quite el dolor y si tenemos acidez no vamos a tomar aspirina para que se nos quite el reflujo. Todo problema tiene su solución y la solución de los nuestros es Dios. Quienes se oponen a Dios y por ende a nosotros han labrado su destino en la oscuridad y para ellos está reservado el selpucro.

Para los hijos de Dios está reservada la gloria eterna en la presencia de Dios el Altísimo.

Por eso nuestra estrategia para enfrentar los problemas—que nunca faltarán mientras estemos en este mundo—debe ser el estar en permanente comunicación con nuestro Creador y Padre. Él siempre estará disponible para escuchar nuestro clamor y darnos la respuesta efectiva a cualquiera que sea la dificultad que nos rodea. Él es tu salvación, puedes poner tu esperanza en él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s