La palabra de hoy 12 de abril de 2010


¡Mira cómo me acechan!
Hombres crueles conspiran contra mí
sin que yo, Señor, haya delinquido ni pecado.
Presurosos se disponen a atacarme
sin que yo haya cometido mal alguno.
¡Levántate y ven en mi ayuda!
¡Mira mi condición!

Salmos 59:3-4

Los malvados no necesitan un motivo de parte nuestra para perseguirnos. Ellos lo hacen con gusto porque es su naturaleza perseguir y hacer daño. Su ADN espiritual los lleva a hacer toda clase de maldades contra los hijos de Dios. Constantemente preparan planes y conspiraciones para acabar con la vida de quienes siguen a Dios. Su deleite y gozo es directamente proporcional a la cantidad de daño que hayan podido hacer a sus semejantes.

Tal como están las cosas hoy en día pareciera que no tenemos una vía de escape. Todo se derrumba a nuestro alrededor.

Lo que nos sucede hoy no es muy diferente a lo que le sucedía al Rey David hace 3000 años. Él también se vio envuelto en dificultades y problemas sin aparente solución. No obstante, él siempre supo como salir del atolladero buscando la única salida que es la ayuda de Dios. Tú también puedes escaparte del peligro acudiendo a los amorosos brazos de tu creador. Hoy igual que ayer Dios está esperando por nosotros para que depositemos todas nuestras necesidades a sus pies. ¡No tardes un instante más!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s