La palabra de hoy 21 de abril de 2010


Que se acorten sus días,
y que otro se haga cargo de su oficio.
Que se queden huérfanos sus hijos;
que se quede viuda su esposa.
Salmos 109:8-9

Todos hemos experimentado la calumnia. Todos sabemos lo que se siente cuando alguien nos acusa injustamente o cuando alguien dice algo de nosotros que no es cierto tan sólo para hacernos daño. Muchos hemos sufrido las consecuencias de un falso testimonio proferido por un impío en contra nuestra. Conocemos pues la frustración y la desesperación que se siente cuando no encontramos manera de defendernos de las malsanas acusaciones de nuestros enemigos o simplemente cuando no nos creen lo que alegamos en nuestra defensa. Nuestro Señor Jesucristo tuvo que enfrentar este mismo tipo de situación. Fariseos y saduceos desde diferentes ángulos lo atacaron ferozmente y sin piedad y como no podían demostrar sus acusaciones recurrieron a la mentira.

Nuestro Señor conoce perfectamente los sentimientos que controlan tu ser. En él puedes confiar y buscar su protección.

El Señor se encargará de resolver toda situación de injusticia porque él es la justicia. Él se encargará de desarmar toda mentira pues él es la verdad. Él podrá intervenir en toda situación de intranquilidad porque él es paz. Si estás confundido recuerda que él es el camino. Si te encuentras enfermo o en peligro de muerte recuerda que él es la vida. Cualquiera que sea la situación en que te encuentres recuerda que él es la salvación. Acude a Jesús. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 21 de abril de 2010

  1. Ma. del Carmen dijo:

    Pues en días anteriores yo me sentia así, es indescriptible como cuanto te pasa esto te paralizas del miedo, te ciegas, no tienes control de ti, como se dice después de la tempestad viene la calma elevas tu mirada al cielo y elevas una oración, una sola, un salmo, un padre nuestro, lo que sea, ya en quietud me di cuenta que DIOS suele aprovechar los golpes de cincel que la vida da sobre cada persona, que tanto le hacen sufrir, para modelar su mejor imagen. Y como dije el miedo paraliza y es recomendable leer un texto bíblico y escuchar al señor que nos repite siempre “NO TENGAS MIEDO” “SOY YO” porque nos e trata de pedir a DIOS una vida sin dificultades, pidamos sagacidad para saber convertir las dificultades en lugar de encuentro con JESUS, el SEÑOR que camina sobre las aguas de esas dificultades.

    PERDON CREO QUE DE TANTO TIEMPO QUE NO ESCRIBIA HOY LO HICE CON TODO MI CORAZON Y MUCHA EMOCION.

    GRACIAS Y SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s