La palabra de hoy 23 de abril de 2010


¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!
Alaben, siervos del Señor,
alaben el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
desde ahora y para siempre.
Desde la salida del sol hasta su ocaso,
sea alabado el nombre del Señor.

Salmos 113:1-3

Cuando observamos la gloriosa naturaleza y hacemos un recuento de las grandes bendiciones que hemos recibido de parte de Dios en nuestra vida nos damos cuenta de que hay muchísimas cosas por las cuales alabar a Dios. Toda la creación exalta el nombre de Dios y nosotros no podemos hacernos de oídos sordos ni podemos abstraernos de esta realidad. Además fuimos creados para alabar y la alabanza debería brotar con naturalidad de nuestro corazón y de nuestros labios. Cuando alabamos a Dios estamos cumpliendo con nuestro propósito en esta vida y eso da a nuestros seres un sentido de logro que se traduce en satisfacción e higiene mental y espiritual.

¿Es tu vida una vida de alabanza? ¿O por el contrario te hayas sumido en una existencia de inseguridad, inconformidad y frustración?

Quita tu vista de los problemas. Con rumiarlos y regurgitarlos no lograrás resolverlos. Si tu atención se centra en ellos estarás desviando tu foco de Dios y esto agravará la situación. Retira tu mirada de los problemas y torna a mirar el glorioso y maravilloso rostro de Dios. Cuando tu mirada esté enfocada en Dios tus problemas pasarán a un segundo o tercer plano y ya no serán motivo de preocupación o malestar. No mires el problema sino a quién verdaderamente puede resolverlo. Pon tu confianza en Dios y él actuará. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 23 de abril de 2010

  1. Ma. del Carmen dijo:

    EL HECHO DE SENTIR QUE HACE TODO POR MI Y EN MI Y QUE GRACIAS A EL TODO CONCURRE PARA NUESTRO BIEN, IMPLICA UNA CURACION ESPIRITUAL. NO ES DIOS QUIEN GIRA EN TORNO A NUESTROS PLANES E INTERESES, SINO NOSOTROS LOS QUE DEPENDEMOS PARA TODO DE SU AMOR Y MISERICORDIA, ALABADO SEA EL SEÑOR Y SU SANTO NOMBRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s