La palabra de hoy 6 de mayo de 2010


Convertiste mi lamento en danza;
me quitaste la ropa de luto
y me vestiste de fiesta,
para que te cante y te glorifique,
y no me quede callado.
¡Señor mi Dios, siempre te daré gracias!
Salmos 30:11-12

Cuando estamos atravesando pruebas y dificultades todo a nuestro alrededor se vuelve brumoso y confuso. La tristeza se convierte en una compañera indeseada pero permanente. La desesperación se apodera de nuestros pensamientos y comenzamos a creer que todo está perdido. Nada de lo bueno que nos ofrece la vida nos parece agradable y nuestro carácter se torna irritable y malhumorado. La queja se convierte en nuestro único vocabulario y el pesimismo nos controla. La solución—si es que logramos alcanzar a verla—se observa inalcanzable y somos víctimas de la depresión.

¿Te hayas en una situación similar? Recuerda que el Señor Jesucristo tiene todo el poder para cambiar tu situación y convertirla en bendición.

Donde antes había llanto ahora habrá alegría. Donde antes había dolor ahora habrá gozo. Donde antes dominaba el pesimismo ahora habrá esperanza. Donde antes proliferaba la duda ahora habrá fe. Donde antes había lamentos ahora habrá cantos de alabanza. Sólo Dios puede hacer esto por ti. Busca su presencia en todo momento y pronto te verás rodeado de alegría, canto y agradecimiento por todas la bendiciones que Dios ha preparado para ti. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s