La palabra de hoy 4 de junio de 2010


Éstos confían en sus carros de guerra,
aquéllos confían en sus corceles,
pero nosotros confiamos en el nombre
del Señor nuestro Dios.
Salmos 20:7

 He aquí la clave del éxito. ¿En qué se basa tu confianza para enfrentar con éxito los avatares de tu vida? Hay personas que pasan largos años preparándose académicamente para contar con el mayor número posible de títulos universitarios de manera que puedan sentirse seguros de que siempre tendrán un empleo e ingresos suficientes para llevar una “buena vida”. Unos se rodean de una extensa red de contactos de negocios y siempre están al tanto de todo lo que ocurre alrededor de su mundo de trabajo para “garantizar” que siempre podrán aprovechar la mejor oportunidad. Otros acumulan grandes cantidades de dinero y propiedades para “asegurar” que siempre tendrán fondos para cubrir cualquier clase de contingencias. La verdad es que ninguna de estas cosas puede darnos ningún tipo de seguridad por cuanto todas ellas son pasajeras e inciertas. Aclaro que no estoy diciendo que no se deba preparar uno académicamente o no deba tener uno una red de contactos de trabajo o no deba uno manejar sus finanzas con criterio de previsión. Todas estas cosas son recomendables pero ninguna de ellas por sí mismas o en conjunto con las otras puede substituir el poner nuestra confianza en el poder de Dios.

Para colocar nuestra confianza en Dios debemos comenzar por reconocer nuestra absoluta incapacidad para llevar adelante nuestros asuntos si estamos separados de él.  Absolutamente toda actividad que llevamos a cabo la podemos hacer porque Dios nos ha dado los recursos necesarios para ello aún cuando no nos demos cuenta de ese aporte celestial. Cada segundo de nuestra existencia depende por entero de la gracia y de la misericordia de Dios. El universo existe y se mantiene por el poder de Dios. Cuando entendamos que todo lo que ocurre a nivel atómico y a nivel galáctico está obedeciendo las leyes impuestas por su Creador nos será más fácil colocar nuestra confianza en su absoluto poder. Confía en él y nunca serás defraudado. 

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s