La palabra de hoy 13 de junio de 2010


Unos a otros se animan en sus planes impíos,
calculan cómo tender sus trampas;
y hasta dicen: «¿Quién las verá?»
Maquinan injusticias, y dicen:
«¡Hemos tramado un plan perfecto!»
¡Cuán incomprensibles son
la mente y los pensamientos humanos!
Salmos 64:5-6

Una de las particularidades de la mente del impío es que nunca descansa. La mente del malvado no conoce la paz. Esa mente enferma necesita estar constantemente tramando qué cosas puede hacer para causar daño a sus congéneres y si consigue otra mente que quiera acompañarla en sus fechorías se le hace fácil asociarse para cometer el pecado. Cuando de armar trampas se trata parece mentira pero los violentos tienen mayor capacidad para planificar sus fechorías que los justos para reconocerlas. Si no fuera por la participación de Dios para protegernos de estas artimañas estaríamos totalmente a merced de estos forajidos.

Pero gloria sea a Dios que él reina en justicia y verdad sobre todo el universo. Él no permitirá que la injusticia se enseñoree sobre su pueblo. Es posible que por momentos nos veamos inundados de ataques por doquier pero al final podremos ver la victoria porque ésa es la voluntad perfecta de Dios. Coloca toda tu confianza en él y siempre estarás protegido contra toda clase de mal y de enemigos. ¡Sólo a él sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s