La palabra de hoy 15 de junio de 2010


Yo hablaré de esto siempre;
cantaré salmos al Dios de Jacob.
Aniquilaré la altivez de todos los impíos,
y exaltaré el poder de los justos.

Salmos 75:9-10

De una cosa podemos estar seguros y además nos debería dar tranquilidad saber que toda altivez será destruida. Todas esas personas que hoy vemos exhibiendo su orgullo y altivez en contra de otros serán abatidas y humilladas. El orgullo es una característica de los seres mundanos que prefieren escuchar las mentiras de Satanás que meditar en las verdades del evangelio de Dios. El orgullo va directamente en contra de la regla de vida que nos dejó nuestro Señor Jesucristo que es el amor.

No permitamos nunca que la soberbia se enseñoree sobre nuestras vidas y ayudemos a otros a escapar de tan terrible yugo.

No hay peor castigo para un engreído que enterarse de que hay alguien que hace las cosas mejor que él. Ésto verdaderamente lo vuelve loco y lo llena de una gran frustración. Por eso démonos cada quien el lugar que nos corresponde, ni más ni menos, y prosigamos hacia la meta que está delante de nosotros. Allá hemos de llegar con la poderosa ayuda de Dios. ¡Sólo a él sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s