La palabra de hoy 20 de junio de 2010


Señor y Dios nuestro, tú les respondiste;
fuiste para ellos un Dios perdonador,
aun cuando castigaste sus rebeliones.
Exalten al Señor nuestro Dios;
adórenlo en su santo monte:
¡Santo es el Señor nuestro Dios!

Salmos 99:8-9

La respuesta a todas nuestras angustias reside en el carácter perdonador de Dios. Su gran amor y misericordia fueron demostradas más allá de toda duda al enviar a su Hijo a este mundo para entregar su vida en sacrificio por todos nosotros. Ya antes había mostrado su misericordia al pueblo hebreo a pesar de la continua rebeldía que ellos mostraron hacia su Creador y Libertador. Y hoy Dios—que no cambia ni nunca cambiará—sigue mostrando su misericordia hacia un pueblo rebelde , inconforme y murmurador.

Cambiemos pues de inmediato nuestra rebeldía, nuestra inconformidad y nuestra murmuración por adoración y alabanzas para aquel que nos ha amado con el amor más grande posible. Postrémonos delante de su santidad y reconozcamos toda la grandeza y majestad de su ser. Agradezcamos su amor y bondad para con nosotros y descansemos en sus promesas fieles que nunca fallan. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s