La palabra de hoy 22 de junio de 2010


Que recuerde el Señor la iniquidad de su padre,
y no se olvide del pecado de su madre.
Que no les quite el Señor la vista de encima,
y que borre de la tierra su memoria.
Salmos 109:14-15

Otra de las cosas que no se dan cuenta los malvados es que por virtud del principio de la reciprocidad el mal que ellos cometen se devuelve sobre si mismos y peor aún sobre sus seres queridos, muchos de ellos inocentes de las atrocidades que aquellos cometieron. La justicia de Dios es perfecta y siempre devolverá las cosas a su justo equilibrio. Lo peor de todo es que todas estas maldades que los impíos cometen surgen de la rebeldía de sus corazones que prefirieron escuchar los sutiles engaños de Satanás antes que la amorosa y salvadora voz del Redentor. ¡Ni siquiera son originales en sus acciones!

Descansemos pues en la esperanza del glorioso futuro que pronto llegará. Cuando se cumpla el perfecto plan de nuestro amado Padre podremos disfrutar de ese lugar especial donde Dios «acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.»

¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s