La palabra de hoy 2 de julio de 2010


¿Por qué, Señor, te mantienes distante?
¿Por qué te escondes en momentos de angustia?

Salmos 10:1

¿Cuántas veces nos ha ocurrido que hemos estado sentados al lado de una persona y esta persona se ha comportado como si estuviera a mil millas de distancia? Simplemente, esa persona ha hecho abstracción total de lo que la rodea y por lo tanto aparenta no estar ahí. Aunque la distancia—o cercanía—es un factor que influye en la calidad de una relación, no es lo que más influye en dicha calidad.

Dios siempre está cerca de nosotros. Aún así, a veces percibimos que él se encuentra muy distante de nosotros. En realidad, lo que ocurre es que nosotros mismos levantamos una barrera, una pared entre nosotros y Dios y a pesar de que él está muy próximo lo sentimos como muy lejano.

Lo primero que debemos hacer es este caso es darnos cuenta de que hay una barrera y pedirle a Dios que la derrumbe. Este muro pudo haber sido construído con pecado, fortalezas, argumentos o altivez. Sólo Dios puede derribar este muro y nosotros debemos buscar su gracia y su perdón. Una vez destruida la barrera que impedía la relación con Dios podremos disfrutar de nuevo su cercanía y su gran amor. Dios está muy cerca de ti. ¡Búscalo ya! 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 2 de julio de 2010

  1. abel dijo:

    Gracias por la enseñanza de hoy. Muchas Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s