La palabra de hoy 4 de julio de 2010


Ellos son vencidos y caen,
pero nosotros nos erguimos y de pie permanecemos.
¡Concede, Señor, la victoria al rey!
¡Respóndenos cuando te llamemos!
Salmos 20:8-9

Quienes han colocado su confianza en sus medios económicos y en su poder financiero o en cualquier otra cosa para alcanzar la victoria saldrán defraudados. La victoria no se alcanza por el aparente poder con que se cuenta sino con el favor de Dios. Si no, pregúntenle a un joven llamado David que le tocó enfrentarse con notable éxito con el hombre aparentemente más poderoso de su tiempo y a quien todos temían. David había logrado entender por su experiencia al cuidado de la ovejas de su padre que no hay arma más poderosa que la confianza colocada en Dios. Nuestro Padre celestial honra con la victoria a quienes ponen toda su confianza en él.

¿Y qué puedes contar de tus más recientes combates? ¿Has surgido victorioso o te has hundido en una humillante derrota?

Si quieres disfrutar de la victoria tendrás que colocar toda tu confianza en el nombre del Señor nuestro Dios. Sólo en él podrás encontrar la solución a todos los problemas que te aquejan. Sólo él puede allanar el escabroso y tortuoso camino que a veces se nos presenta por delante. ¡Confía en el Señor y disfruta las mieles del triunfo!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s