La palabra de hoy 15 de julio de 2010


Levántate, oh Dios, y defiende tu causa;
recuerda que a todas horas te ofenden los necios.
No pases por alto el griterío de tus adversarios,
el creciente tumulto de tus enemigos.
Salmos 74:22-23

Una de las maneras en que nuestro enemigo nos ataca es sembrando en nuestras mentes las dudas acerca de la existencia de Dios. Utilizando retorcidos argumentos, infinitésimas probabilidades, vanas filosofías e infundados razonamientos levantan un parapeto racional y pseudocientífico que con cierto éxito logran mercadear entre los incautos. Quienes reciben con agrado las ideas y opiniones de estos activistas del caos y el azar no se dan cuenta del terrible error que están cometiendo por cuanto Dios exige honor y reverencia y ellos sólo ofrecen burla y desprecio.

Cuando escuches estas ofensivas voces apártate de ellos no sea que te dejes cautivar por sus cantos de sirenas materialistas. Cada quien hace de su vida lo que quiere. Si ellos están felices con negar la existencia del Dios Todopoderoso, allá ellos. En ese caso, sólo nos queda interceder por sus almas. No obstante, mediante su activismo proselitista querrán imponernos su punto de vista para sentirse que nos han liberado de una presunta esclavitud del conocimiento. Deja que el Señor se encargue de ellos pues ya su juicio ha culminado y su castigo no tardará en llegar. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s