La palabra de hoy 23 de agosto de 2010


Bien le va al que presta con generosidad,
y maneja sus negocios con justicia.
Salmos 112:5

El secreto de la vida abundante es la obediencia a Dios. En realidad no es un secreto pero es que a todo el mundo le encanta estar en posesión de información que otros no tienen y por eso es que la palabra “secreto” tiene tanto atractivo para muchos. En todo caso, la clave para una vida abundante es la obediencia a Dios. La obediencia a Dios es el camino que lleva a la bendición. Todas las promesas de prosperidad y bienestar que Dios ha dado a su pueblo están condicionadas a la obediencia a él. Quien presta dinero o prendas a otros y lo hace con generosidad y sin afán de lucro está cumpliendo con la ley de Dios. Igual lo hace quien maneja todos sus negocios escrupulosa y honestamente.

Nunca permitas que el afán por las riquezas te desvíe del camino recto que Dios ha preparado para ti. Las riquezas mal habidas poco duran y así como llegan, se van; mas las bendiciones de Dios son perdurables y perfectas y quien es obediente a Dios nunca sabrá lo que es la necesidad. Gózate pues en la abundancia que resulta de vivir en obediencia a la perfecta voluntad de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s