La palabra de hoy 27 de septiembre de 2010


No te jactes del día de mañana,
porque no sabes lo que el día traerá.
No te jactes de ti mismo;
que sean otros los que te alaben.
Proverbios 27:1-2

Una de las grandes inquietudes del hombre es saber qué será de su vida en el futuro. La gran incertidumbre asociada con el porvenir es fuente de toda clase de preocupaciones e inseguridades que al final se convierten en estrés y sus consecuentes aflicciones. Por más esfuerzo que hagamos nunca sabremos con certeza cómo será nuestro mañana. No obstante, hay personas que a pesar de que ignoran totalmente lo que ocurrirá en el futuro se ufanan de él como si realmente estuviese en sus manos decidir al respecto. Santiago, hermano del Señor Jesucristo y obispo de la iglesia de Jerusalén es tajante al respecto cuando dice: «Pero ahora se jactan en sus fanfarronerías. Toda esta jactancia es mala.» La única manera en que podemos estar tranquilos y seguros acerca de nuestro porvenir es poniendo nuestra confianza en Jesucristo. Él ha prometido darnos una vida abundante y llena de propósito. No nos dice que estaremos exentos de la prueba y la adversidad pero si nos garantiza que nos protegerá, nos cuidará y nos dará consuelo en medio de la aflicción. También nos dice que nos ha preparado una mansión para que lo acompañemos por la eternidad y que él es nuestro intercesor ante el Padre para que podamos ser perdonados y limpios de toda maldad porque él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados.

¿Te preocupa el futuro? ¿Te llena de terror no saber que te depara el mañana? ¿O acaso eres de los que se jactan de su porvenir?

Sin Dios nada somos. Sólo poniendo nuestras vidas bajo el cuidado de Dios podremos transitar con éxito, gozo y paz el sendero que nos lleva a un futuro seguro. Quienes han puesto su confianza en los engaños del adversario y en las tentaciones que ofrece el mundo fracasarán tan estrepitosamente que no sabrán qué fue lo que los arrolló. Entrega tu vida a Cristo y dale a él la oportunidad de demostrarte que con él todo es mejor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s