La palabra de hoy 12 de octubre de 2010


Se alegrará el justo al ver la venganza,
al empapar sus pies en la sangre del impío.
Dirá entonces la gente:
«Ciertamente los justos son recompensados;
ciertamente hay un Dios que juzga en la tierra.»
Salmos 58:10-11

Una de las cosas que caracteriza a los malvados es su placer por ver correr la sangre. Los espectáculos que los emperadores romanos montaban en el circo para el pueblo estaban ampliamente sazonados con abundante sangre de gladiadores y mártires para satisfacción de la turba depravada. En nuestros tiempos postmodernos y gracias a la globalización se ha vuelto muy popular una aberrante mezcla de boxeo con artes marciales llamada “Ultimate Fighting Championship” excesivamente violenta y con abundante sangre que a pesar de ser considerada dudosamente como deporte no pasa de ser una vulgar pelea callejera. La crueldad y la furia regadas con copiosa sangre siempre han sido un buen espectáculo dada la tendencia a la violencia de la naturaleza pecaminosa de la raza humana. No obstante, Dios ha prometido que llegará el día en el cual, como consecuencia inevitable de la reprobable conducta de los malvados,  la sangre de ellos será derramada profusamente hasta el punto de que “del lagar salió sangre, la cual llegó hasta los frenos de los caballos en una extensión de trescientos kilómetros.” La justicia de Dios que es la justicia más perfecta y poética les dará a los malvados una dosis de su propia medicina, esta vez con su propia sangre en vez de la sangre de terceros.

¿Has sido víctima de la violencia? ¿Has sufrido el terrible espectáculo de ver sangre inocente derramada sin sentido? ¿Aborreces la violencia que cada día avanza sin cortapisas?

Hay esperanza para ti. Dios te dará la satisfacción de ver como los malvados y los amantes de la violencia serán tratados con la perfecta justicia de Dios y recibirán toda la condenación que se merecen por haber rechazado al Hijo de Dios  y a sus enseñanzas y principios. Dios te concederá la recompensa que te corresponde por mantenerte firme tras sus pasos y dirección. Confía en la justicia de Dios que no tardará y es perfecta. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s