La palabra de hoy 16 de octubre de 2010


Las aguas te vieron, oh Dios,
las aguas te vieron y se agitaron;
el propio abismo se estremeció con violencia.
Derramaron su lluvia las nubes;
retumbaron con estruendo los cielos;
rasgaron el espacio tus centellas.
Salmos 77:16-17

Todas las reglas y leyes que gobiernan el universo físico fueron creadas y establecidas por Dios al igual que las leyes y principios que rigen el mundo espiritual. Cuando estas reglas y principios son alteradas temporalmente ocurren lo que conocemos como milagros. Los milagros son eventos que no pueden ser explicados mediante las leyes conocidas y que tampoco pueden ser explicados o entendidos aparte de la intervención divina. Mucho se ha especulado y numerosas teorías se han tejido alrededor de lo que pudo haber ocurrido en el Mar Rojo cuando el pueblo israelita lograba escapar de sus perseguidores egipcios y el mar se abrió para dejar al pueblo de Dios un sendero seco por el cual ponerse a salvo de la segura destrucción que había prometido llevar a cabo el faraón, rey de Egipto. Pareciera que todos los días sale alguien nuevo a plantear una hipótesis para explicar sin mucho éxito este maravillosos hecho. La naturaleza sumisa y obediente a la autoridad de Dios Todopoderoso reacciona de maneras impredecibles cuando es expuesta a la presencia de Dios. En el caso del Mar Rojo los elementos reaccionaron de una manera tal que proveyeron una segura vía de escape al asustado pueblo de Israel y luego destruyeron el ejército del faraón que tenía corazón de piedra.

¿Te sientes acorralado y oprimido por quienes te atacan para hacerte daño? ¿Piensas que ya no hay salida posible a tus problemas? ¿Anhelas ver la poderosa mano de Dios en acción?

Hoy, al igual que ayer, Dios tiene el control absoluto sobre la creación pues él es el Autor y Creador de ella. Lo que a ti te parece imposible no lo es para Dios y lo que tú crees que no tiene solución es algo excesivamente fácil para resolver. Confía en Dios todos tus problemas y todas tus inquietudes. Reposa en su poder y autoridad y entrégale a él toda situación que te esté afectando. Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s