La palabra de hoy 20 de octubre de 2010


Que se diga entre las naciones:
«¡El Señor es rey!»
Ha establecido el mundo con firmeza;
jamás será removido.
Él juzga a los pueblos con equidad.
Salmos 96:10

Desde que el pueblo de Israel desechó la teocracia en favor de la monarquía todas las naciones—aun aquellas que ostentan un gobierno confesional—han imitados su conducta y en términos generales, se han apartado de los caminos de Dios. Ni siquiera los gobiernos más morales de naciones cuyas constituciones se han basado mayormente en principios bíblicos pueden decir que han actuado siempre bajo la inspiración y guía de Dios. Y es que las naciones y los pueblos forman parte de la red tejida por el mundo para mantenernos apartados de Dios. Quien no tiene la capacidad para discernir ésto, permite que el mundo lo domine y termina atrapado en esa red. Lo que muchos ignoran es que vendrá un juicio sobre todas las naciones y pueblos enteros quedarán a merced de la justicia perfecta de Dios con muy pocas probabilidades de salir absueltos. Quienes fueron sus líderes tendrán más cargos en su contra, dada su mayor responsabilidad y una justa sentencia condenatoria será pronunciada por le Juez Justo después de escuchar las imputaciones y los testimonios.

¿Eres víctima de los desmanes y abusos de un gobierno apartado de Dios? ¿Crees acaso que sus acciones quedarán impunes ante el tribunal de Dios? ¿Sientes que estás indefenso ante los atropellos de despiadados líderes y funcionarios?

Dios ha anunciado un juicio, no sólo una vez sino muchas veces por lo que aquellos que continúan en sus desmanes no tienen excusa o justificación por sus malvadas acciones. La justicia de Dios, perfecta e incomparable será aplicada con equidad para satisfacción de lo que exige la ley y para consuelo de quienes fueron víctimas inocentes de estos inhumanos gobernantes. Naciones enteras que se beneficiaron de la corrupción, del mal uso de la justicia y las malas políticas de estos nefastos gobiernos verán, como resultado del juicio, la confirmación de su condenación. Confía en la justicia de Dios y coloca tu esperanza en ese día en que las naciones serán sometidas al justo juicio de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s