La palabra de hoy 21 de octubre de 2010


Pondré mis ojos en los fieles de la tierra,
para que habiten conmigo;
sólo estarán a mi servicio
los de conducta intachable.
Salmos 101:6

Una de las claves de un liderazgo efectivo es la delegación de autoridad. Un líder no puede pretender comportarse como Tarzán, el ya no tan popular héroe de la literatura de aventuras y de Hollywood. Y digo Tarzán porque hay líderes que piensan que ellos están rodeados de puros animales y por lo tanto no permiten que nadie tome decisiones sin que antes se consulte al líder. Es evidente que un equipo de trabajo que funcione de esta manera estará condenado al fracaso puesto que el proceso de toma de decisiones se verá retrasado por el embudo y la camisa de fuerza que el propio líder ha creado. La delegación de autoridad requiere confianza pero al mismo tiempo exige transparencia y rendición de cuentas, de allí que sea necesario que las personas que formen parte de un equipo deben exhibir una conducta intachable y al mismo tiempo deben estar alineados para marchar con el rumbo que ha establecido el líder. Muchos equipos de trabajo han fracasado por no tomar en cuenta este importante principio administrativo.

¿Formas parte de un equipo de trabajo cuyo líder se comporta como Tarzán? ¿Te ha tocado ejercer una posición de liderazgo y te estás conduciendo como el rey de la selva? ¿Están todos los miembros de tu equipo alineados en cuanto al rumbo y manera de llevar a cabo las tareas?

Pon en práctica este antiguo principio administrativo que permitirá que tu equipo avance exitosamente al logro de los objetivos trazados. Respeta la diversidad de ideas de los miembros del equipo pero deshazte lo más pronto posible de aquel miembro que no sea probo o no esté alineado con la meta que el equipo ha establecido por consenso o por instrucciones superiores. Encomienda tus planes a Dios y permítele actuar. Cuando todo comience a marchar con orden y éxito dale las gracias a Dios por haberte dado estos principios gerenciales en su palabra escrita, la Biblia. ¡Sólo a Dios sea la gloria! 

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s