La palabra de hoy 7 de noviembre de 2010


El Señor observa desde el cielo
y ve a toda la humanidad;
él contempla desde su trono
a todos los habitantes de la tierra.
Él es quien formó el corazón de todos,
y quien conoce a fondo todas sus acciones.
Salmos 33:13-15

La corriente del modernismo con su énfasis en la razón llegó a la errada conclusión de que a Dios ya no le interesaba el universo que él había creado y que por lo tanto cualquier intento de buscar una relación con él sería infructuoso. Algunos llevaron esta errónea conclusión hasta el extremo de negar totalmente la existencia de Dios y se dedicaron a combatir todo aquello que estuviese relacionado de alguna manera con él. Quienes ayer dijeron que Dios había muerto se encuentran hoy reposando en la fría y muda soledad de una tumba hasta que llegue el momento del juicio donde deberán presentar una justificación de sus acciones que lamentablemente no hallarán. Todavía hoy, años después de que esas insostenibles ideas pasaran de moda, ha surgido un grupo de activistas ateos cuya agenda es convencer a todos de que su posición es la correcta y de que la gran mayoría que cree que Dios existe está completamente equivocada.

Sus inflados orgullos los han llevado al grave error de pensar que ellos son dioses y dueños de sus propios destinos.

La palabra de Dios por su parte permanece firme y sólida a través del tiempo y hoy nos ilumina con fuerza para hacernos saber con certeza y convicción que Dios vive para siempre y que el ateísmo ha muerto. También nos hace saber que nuestras vidas son transparentes a los ojos de Dios y que él observa todos y cada uno de los pasos que damos y conoce las intenciones de nuestro corazón. Ante él no hay secreto que se pueda guardar. Por conocernos bien y por amor a su nombre es que nos proveyó con una ruta de escape por medio de la ofrenda de la inocente vida de su Hijo Jesucristo. Gracia a él podemos ser libres de la condenación del pecado y ahora tenemos vida y propósito. No le pongas atención a las fábulas de los ateos trasnochados. Coloca tu esperanza en el único que nunca te defraudará, Jesucristo nuestro Dios y Señor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s