La palabra de hoy 8 de noviembre de 2010


He sido joven y ahora soy viejo,
pero nunca he visto justos en la miseria,
ni que sus hijos mendiguen pan.
Prestan siempre con generosidad;
sus hijos son una bendición.
Salmos 37:25-26

Los caminos de justicia que nuestro Señor  ha preparado para que nosotros transitemos por ellos a veces presentan obstáculos y tropiezos de corta duración mas con la ayuda de Dios éstos pueden ser sorteados sin dificultad. Estos caminos que al principio nos lucen estrechos y accidentados poco a poco se van allanando y ensanchando para facilitar nuestro andar. El paisaje que antes era extraño y atemorizante luego se va convirtiendo en agradable y ameno. Las dificultades se van transformando en paz y seguridad y las necesidades se van convirtiendo en estable prosperidad. Los obstáculos y los problemas no desaparecen del todo pero con el entrenamiento espiritual que hemos recibido a lo largo del camino podemos superar las dificultades con éxito. Las bendiciones que recibimos son tan abundantes que hasta nuestros hijos se benefician de ellas y no estoy hablando solamente de las bendiciones materiales sino también de las bendiciones espirituales.

¿En que etapa del camino te encuentras en este momento? ¿Sientes que avanzas muy poco por las tantas dificultades que hacen más lento tu caminar? ¿Todavía no puedes ver como más adelante las cosas ya no lucen tan complicadas ni penosas? ¿Te está venciendo el agotamiento?

La única manera de avanzar con pasos firmes y seguros por la accidentada senda que se despliega ante nosotros es tomados de la mano de nuestro Señor Jesús. Sólo él puede conducirnos por el camino más directo y menos peligroso. Sólo el puede calmar nuestros temores e infundirnos la fortaleza necesaria para avanzar con facilidad y firmeza. Su amorosa mano está tendida frente a ti y sólo necesitas extender la tuya para tomar la de él con fe y mucha esperanza. No sigas agotando tus escasas fuerzas y permite que el Señor Jesús sea tu guía y protector. Pronto verás como todo cambia. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s