La palabra de hoy 30 de noviembre de 2010


Alaben el nombre del Señor,
porque sólo su nombre es excelso;
su esplendor está por encima de la tierra y de los cielos.
Salmos 148:13

Los seres humanos fuimos creados para estar en relación con Dios. La idea es que él nos trata a nosotros como sus hijos que somos y nosotros lo tratamos a él como nuestro Padre que es. No obstante, cuando entró el pecado al mundo el ADN físico y espiritual de la humanidad se corrompió trayendo como consecuencia la alienación de Dios y la enfermedad y la muerte de nuestros cuerpos. Al no estar Dios ocupando el lugar que le corresponde en nuestro corazón, los hombres decidieron enfocar sus energías afectivas hacia otras cosas que no pueden sustituir a Dios sino que de manera muy parcial satisfacen la necesidad de la conexión personal con lo divino. Allí precisamente nació la idolatría, como no había contacto con el Dios verdadero, el hombre comenzó a crear dioses a su gusto y medida. Por supuesto que nuestro adversario Satanás tuvo mucho que ver con el asunto pues su interés sigue siendo que nos mantengamos apartados de Dios para que a él le sea más fácil influir sobre nosotros.

Por más que nos engañemos a nosotros mismos, no existe nada más importante para el ser humano que cultivar una relación personal con Dios. La maligna trinidad conformada por nuestros enemigos—el mundo, la carne y Satanás—tratarán de hacer todo lo que esté a su alcance para impedir que esa relación se establezca y se mantenga viva. Nuestro objetivo es, por lo tanto, mantenernos alertas de las trampas y tropiezos que ellos colocarán a nuestro paso de tal manera que no caigamos en ellas y evitar dejarnos seducir por sus mentiras y distracciones.

Dirige siempre tu alabanza a la única persona que es digno de toda gloria y toda adoración, el Soberano Creador, el Rey de reyes y Señor de señores, nuestro amado Salvador Jesucristo. Sólo así podrás evitar caer en el grave error de la idolatría. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 30 de noviembre de 2010

  1. lourdes dijo:

    Que el señor nos conceda ser de nuestra vida una autentica alabanza en todo momento de nuestra vidasque todo cuanto hagamos solo hable de ÉL un saludo en Cristo Jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s