La palabra de hoy 10 de diciembre de 2010


La princesa es todo esplendor,
luciendo en su alcoba brocados de oro.
Vestida de finos bordados
es conducida ante el rey,
seguida por sus damas de compañía.
Con alegría y regocijo son conducidas
al interior del palacio real.
Salmos 45:13-15

Toda mujer soltera—a veces también la viuda y la divorciada—sueña con su príncipe azul y el día en que logre casarse con él. Ciertamente es una noble aspiración que cuando se ve concretada da cumplimiento al plan de Dios establecido desde el sexto día de la creación para el hombre y la mujer: “Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla…»” De igual manera, la novia más hermosa de toda la historia espera ese especial momento en que podrá desposarse con su príncipe azul, quien ya  no es príncipe sino rey, el más admirable rey de toda la historia, cuyo trono permanece para siempre y cuyo cetro de su reino es un cetro de justicia; el Rey de reyes y Señor de señores, Jesucristo.

Para complementar la cautivante e impactante hermosura sin par de esta agraciada novia, su traje de boda—el cual todavía está siendo elaborado—consta de un tejido de lino finísimo, limpio y resplandeciente adornado con el oro más fino que se haya visto hasta ese momento. Las acciones de justicia de los hijos de Dios son la materia prima de este maravilloso traje de novia.

¿Están tu visión y tu esperanza puestas en ese magnífico momento en que al unísono y con viva voz, como el estruendo de una catarata y como el retumbar de potentes truenos, todos anunciemos que nuestro Dios Todopoderoso ha comenzado a reinar y que el día de las bodas del Cordero ha llegado? ¿O por el contrario te encuentras enfocado en los asuntos y circunstancias que temporalmente te rodean? De dónde esté colocada tu mirada dependerá tu estado de ánimo La imagen de una fastuosa boda, la más importante de la historia, alegrará tu ser y te dará nuevas fuerzas para seguir adelante. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s