La palabra de hoy 14 de diciembre de 2010


Tú, oh Dios, diste abundantes lluvias;
reanimaste a tu extenuada herencia.
Tu familia se estableció en la tierra
que en tu bondad, oh Dios, preparaste para el pobre.
Salmos 68:9-10

Los científicos estudian los fenómenos de la naturaleza y tratan de dar una explicación del por qué suceden. La idea es que lo que se postule como mecanismo natural se cumpla en todo lugar y todo tiempo de tal manera que se pueda decir que el fenómeno se conoce y también que se puede predecir a partir del seguimiento de las causas. En estos casos, la herramienta principal del método científico—el experimento científico—no se puede utilizar y lo único que se puede hacer es analizar los datos que se tengan de las observaciones y tratar de sacar la mejor explicación posible con la limitada información que se posee. Para la gran mayoría de los científicos Dios no existe y a ellos nunca se les ocurriría incluir la autoridad de Dios sobre la creación como una causa de los fenómenos naturales, aunque muchos de ellos le adjudican cierta personalidad a la creación y la llaman Madre Naturaleza. Esta presunta persona es tan sólo el sistema de leyes y principios que Dios estableció para su creación, pero eso es un concepto con el cual los científicos se siente muy incómodos porque no lo pueden armonizar con sus postulados ateístas.

Que quede claro que la naturaleza obedece a Dios y a los principios establecidos por él desde su creación. Por lo tanto cualquier necesidad humana relacionada con los fenómenos meteorológicos—en realidad cualquier necesidad de lo que sea— debe ser canalizada por ante la máxima autoridad. Sólo Jesucristo tiene la autoridad para calmar la tormenta o para traer la refrescante lluvia que sacia a la cuarteada y sedienta tierra. Sólo Dios puede darle al pobre lo que el pobre necesita. Si tienes una necesidad—¿Y quién no la tiene?—busca a Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 14 de diciembre de 2010

  1. lucy castillo dijo:

    tu palabra señor es dulce miel para mis labios como dice marcela gandara es una guia para saber q estas siempr presnt en cada instante de mi vida señor no me desampares cuidame y protegm siempr y bendice a tu hija amen!!=)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s