La palabra de hoy 5 de enero de 2011


Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?
Lejos estás para salvarme,
lejos de mis palabras de lamento.
Salmos 22:1

Totalmente desconocido fue para el rey David el hecho de que sus palabras—obviamente inspiradas por el Espíritu Santo—serían citadas mil años después al pie de la letra por uno de sus descendientes en una tarde trágica de primavera, colgado de un madero como vulgar delincuente ajusticiado por el poder imperial de Roma, ocupando el lugar que nos correspondía a todos nosotros. Con esa pregunta lanzada por el Señor Jesús en los últimos minutos antes de entregar su espíritu, el Salvador declaraba su humanidad pues el sentirse abandonado y desamparado es una condición típica de los seres humanos. Con esa pregunta se identificaba aún más con esa raza que había venido a salvar. Y era que en pocos instantes iba a ocurrir algo que nunca había sucedido antes ni nunca volverá a suceder: la dolorosa pero necesaria separación del Hijo con el Padre para cumplir con los requerimientos de la ley de Dios y abolir de una vez por todas su poder condenatorio. Pero gloria sea a Dios que con esa breve pero significativa separación se eliminó completamente la posibilidad de que aquellos que han recibido a Cristo como Salvador y Señor de sus vidas puedan ser separados del amor de Dios. Tal como nos lo explicó el apóstol Pablo cuando escribió: “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.”

Sabemos entonces que aunque sintamos que nos encontramos abandonados, realmente no lo estamos y que el poder de Dios nunca se apartará de nosotros de manera que siempre estaremos bajo la protección y el amoroso cuidado de nuestro Padre celestial. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s