La palabra de hoy 13 de febrero de 2011


Que se regocijen en el Señor los justos;
que busquen refugio en él;
¡que lo alaben todos los de recto corazón!
Salmos 64:10

Con sus malas acciones, los impíos sólo ganan sobre sí mismos ruina, burla, temor y destrucción. Es lo que ellos desean ver que le pase otros, pero al final, todo esto termina sucediéndole a ellos. Y es que ellos no saben─ni están interesados en saber─que todo lo que se le desea al prójimo, sea bueno o malo, termina devolviéndose cual “boomerang” a quien manifestó sus deseos para con el tercero. Ellos han escuchado o leído acerca de la Regla de Oro. Éste es un principio universal que existe en todas las culturas, aún en aquellas sociedades que nunca han escuchado el mensaje del evangelio. No obstante, su corazón pétreo y corrupto se niega a aceptar que esta regla tiene validez sobre sus vidas y por eso no sienten que existe ninguna traba ética o moral para que ellos puedan cometer sus fechorías. Y es que hasta algunos cristianos tienen problemas para entender y aceptar este principio, ahora imagínense el depravado proceso de toma de decisiones que utiliza alguien que no conoce a Cristo.

El justo por el contrario, goza de paz y regocijo. En primer lugar, porque él sabe que su justicia no es la suya propia─la cual, en todo caso, deja mucho que desear─sino la justicia de Dios manifestada en su vida por el amor y obediencia del Señor Jesucristo, quien dio su vida por todos. Así que el justo no necesita vivir en constante angustia o incertidumbre con relación a la certeza de su salvación. En segundo lugar, el justo sabe que su vida está segura porque Dios así lo ha declarado y prometido y Dios no miente porque: “En verdad, el que es la Gloria de Israel no miente ni cambia de parecer, pues no es hombre para que se arrepienta.” Con recto corazón, pues, llevemos una vida de acuerdo con la justicia que Dios nos ha concedido por medio de su Hijo Jesucristo y regocijémonos y busquemos refugio en él. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s