La palabra de hoy 4 de marzo de 2011


El Señor me ha pagado conforme a mi justicia;
me ha premiado conforme a la limpieza de mis manos,
pues he andado en los caminos del Señor;
no he cometido mal alguno
ni me he apartado de mi Dios.
Salmos 18:20-21

Muchas personas acuden a Dios en busca de ayuda pero se niegan a reconocer que han actuado mal y no quieren entender que mucho de lo que les está ocurriendo es resultado precisamente de su reprobable comportamiento. En muchos casos, Dios interviene a favor del que clama en alta voz y lo rescata. El problema vuelve a surgir cuando la persona que ha sido rescatada regresa a su anterior comportamiento y en consecuencia se vuelve a meter en graves problemas. Estas personas a menudo culpan a Dios por todo lo malo que les ocurre pero se olvidan de él cuando las cosas les salen más o menos bien. Esa actitud sólo puede ser definida como menosprecio y falta de respeto a Dios. Para estas personas el concepto de justicia es todo aquello que torna las condiciones a su favor, como si ellos fueran el centro del universo y todo lo demás existiera exclusivamente para su bienestar.

Obviamente, este tipo de actitud no puede ser del agrado de Dios. La única razón por la cual Dios no nos trata exactamente como nos lo merecemos es porque su misericordia y amor son contrapeso y complemento de su justicia.

Nosotros existimos para llevar a cabo los planes de Dios. Muchos, equivocadamente, pretenden que Dios existe para cumplir los planes de ellos. No debe asombrarnos, pues, que ellos vivan metidos en toda clase de problemas. No imitemos esta nocivas conductas. Nuestra mente debe estar enfocada en todo momento en Dios, buscando su dirección y tratando de hallar maneras de cómo servirle. Dejemos a un lado nuestros intereses carnales y humillémonos bajo la poderosa mano de Dios. Nuestro Padre se encargará del resto y así podremos transitar el camino que tenemos por delante, apegados a los principios y mandatos de Dios, cumpliendo sus maravillosos planes. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s