La palabra de hoy 5 de marzo de 2011


Dios mío, clamo de día y no me respondes;
clamo de noche y no hallo reposo.
Pero tú eres santo, tú eres rey,
¡tú eres la alabanza de Israel!
Salmos 22:2-3

Una de las cosas más difíciles de lograr en la vida de los hijos de Dios es adaptarnos al tiempo de Dios. Nuestra vida moderna está estructurada y controlada por el reloj. Tenemos un tiempo determinado para dormir, una hora específica para levantarnos, un tiempo devocional, un tiempo para asearnos, un tiempo para el desayuno, un tiempo para salir de casa, un tiempo para llegar al trabajo, un tiempo para trabajar, un tiempo para el almuerzo, un tiempo para seguir trabajando, una hora para terminar, un tiempo para llegar de nuevo al hogar, un tiempo para la cena, un tiempo para algo de esparcimiento, un tiempo para meternos en la cama y una hora en la cual ya debemos estar dormidos o tendremos problemas al día siguiente para levantarnos de la cama y repetir la antes descrita rutina. El reloj está allí en todo momento para hacernos saber que hora es y que actividad nos corresponde estar realizando. Poco espacio nos deja esta rutina para variarla de manera que no se constituya en algo tedioso. Cuando tratamos con Dios queremos aplicar un esquema similar. Oramos, clamamos y pedimos a Dios lo que consideramos nos hace falta y esperamos que él responda de acuerdo a nuestro reloj. Es como si le estuviéramos poniendo condiciones a Dios. Algo así como «Padre, si no me respondes ahora, perderé mi gozo y me costará mucho más seguir creyendo en ti.»

Recordemos que Dios es el autor del tiempo. Para él, el tiempo es sólo una herramienta más de su maravilloso plan para con el mundo. Aceptemos que nosotros no tenemos ningún control sobre cuándo ha de ocurrir qué y que querer disponer de ese control sólo nos traería una vida llena de frustraciones y errores. El mejor tiempo es el tiempo de Dios. Recordemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s