La palabra de hoy 18 de marzo de 2011


Dios es muy temido en la asamblea de los santos;
grande y portentoso sobre cuantos lo rodean.
¿Quién como tú, Señor, Dios Todopoderoso,
rodeado de poder y de fidelidad?
Salmos 89:7-8

Muchos saben que Dios es Todopoderoso pero ¿cuánto creen que Dios es Todopoderoso? Hay una diferencia grande entre saber y creer. El que sabe se basa en las evidencias físicas y no se contenta con sólo verlas sino que además les busca una explicación.  El que sabe es el que utiliza ese refrán colombo-venezolano que dice: “Cuando digo que el burro (gato, cochino) es negro (pardo) es porque tengo los pelos en la mano.” El que sabe, cuando consigue algo que no tiene lógica, se inventa una teoría y se siente satisfecho porque logró encontrar una explicación, aunque sea falsa o improbable, y no se da cuenta de que para esto se requiere de un acto de fe. Ejemplo de ello es la explicación que dan muchos científicos con relación al origen del universo. Dicen que todo proviene de una gran explosión de materia ultradensa. Lo que no explican es de dónde salió esa materia extradensa que supuestamente dio origen al universo. Al que sabe le da igual que haya o no otros seres todopoderosos  además de Dios.

Del otro lado tenemos a quienes creen. El que cree no necesita de las evidencias físicas porque su entendimiento se basa en la fe y la fe es “la certeza de lo que no se ve.” Al que cree le basta con los indicios y evidencias indirectas de que Dios existe y “sabe” en su corazón que Dios existe y que recompensa a quienes lo buscan. Como dijo el autor de la epístola a los Hebreos: “Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve.” Esta manera de ver las cosas del que cree es una posición diametralmente opuesta a la del que sabe. Acerquémonos, pues, a Dios con la certeza de que él es Todopoderoso y de que no hay nadie como él. Esa es la actitud correcta del adorador. Que nada te quite la confianza que has puesto en él. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 18 de marzo de 2011

  1. Rodolfo Plata dijo:

    Convencer a las personas que tengan fe acríticamente, es el instrumento que utilizan los charlatanes para castrar mentalmente a sus seguidores. En los Evangelios Cristo continuamente pidió a sus seguidores que tuvieran fe en sus potencialidades espirituales para decretar sobre la naturaleza y los elementos, como calmar la tempestad, expulsar a los demonios, etc; pero nunca les pidió creer acríticamente; por ello, en el Evangelio del ciego de nacimiento, nos enseñó que es necesario el juicio justo a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad; ya que solo la verdad nos hará libre de los laberintos mentales. A demás nos indicó el criterio de verdad, para cerciorarnos de la bondad o el mal de una doctrina, señalándonos que por sus frutos se conoce al árbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s