La palabra de hoy 4 de abril de 2011


Presentes tengo todas sus sentencias;
No me he alejado de sus decretos.
He sido íntegro con él
y me he abstenido de pecar.
El Señor me ha recompensado conforme a mi justicia,
Conforme a la limpieza de mis manos.
Salmos 18:22-24

A primera vista, la porción de la palabra de hoy luce cómo una auto-justificación. El autor humano de estas palabras ─ ¡Quién otro que el rey David!─ pareciera estar diciendo: he sido recompensado porque yo tengo presente, porque yo no me he alejado, porque yo he sido íntegro, porque yo me he abstenido, mi justicia, mis limpias manos… En realidad, David poseía una naturaleza pecaminosa como la de cualquier ser humano. La Biblia nos narra algunos momentos en los cuales David cayó muy hondo y cometió crímenes espantosos, con lo cual se demuestra que la justificación de la que hablaba David no era propia de él sino se basaba en la misericordia y el perdón de Dios por las faltas que él había cometido. David sabía que todo lo que él era y las victorias que había obtenido provenían de la mano de Dios y por eso nunca perdió su esperanza. Aún en lo momentos más difíciles, cuando se vio al borde de la muerte, supo que Dios lo amaba y lo seguía protegiendo. David era un hombre que poseía muchas virtudes. También, como ya dijimos, mostró una gran debilidad ante ciertas tentaciones, lo cual le trajo amargas consecuencias. En todo caso David era un hombre con un corazón obediente y amante de Dios y a los ojos de Dios esto era lo más importante. David era un hombre poseedor de una gran fe, tanto así que su nombre aparece en el “Hall de la Fama” de la carta a los Hebreos.

Entendamos que nuestra justificación sólo puede ser la que Dios nos da por medio de su Hijo Jesucristo, quien “se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” Vivamos siempre con fe, obediencia y nuestra mirada colocada en el Autor de todo bien para que podamos mantenernos firmes ante las tormentas de la vida, las cuales se calmarán cuando escuchen la voz de mando del Creador del universo ordenándoles que se aquieten. Recordemos que: “ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s