La palabra de hoy 6 de abril de 2011


Págales conforme a sus obras,
conforme a sus malas acciones.
Págales conforme a las obras de sus manos;
¡dales su merecido!
Salmos 28:4

Cuando somos objeto de burla, agravio o desprecio, nuestra naturaleza pecaminosa reacciona con orgullo y con deseos de venganza. La necesidad de tomar la ley en nuestra manos y dar una respuesta contundente a quien nos ha agredido parece asumir control de nosotros y terminamos actuando de maneras que no nos convienen. Nuestro común enemigo sabe muy bien lo que es capaz de hacer alguien que se deja controlar por sus pasiones y su naturaleza pecaminosa. De ahí que otra de las armas que utiliza en contra de nosotros es la provocación. Nosotros mismos, si no somos cuidadosos podemos ser utilizados por el enemigo para provocar una reacción negativa hasta con nuestros seres más queridos. Cuántas veces no hemos dicho una palabra que debíamos haber callado o hemos expresado un comentario aparentemente inocente pero cargado de crítica destructiva. Cuántas veces hemos sido víctimas de la amargura y hemos replicado con palabras de odio y violencia. Esta puede ser una conducta muy natural del ser humano, después de todo poseemos una naturaleza pecaminosa. Sin embargo, el hecho de que sea una conducta natural no la hace moralmente válida, pues atenta contra un principio básico de la ley de Dios, el cual es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Dios ha dicho a su pueblo con relación a nuestros enemigos: «Mía es la venganza; yo pagaré.  A su debido tiempo, su pie resbalará.  Se apresura su desastre,  y el día del juicio se avecina.» El salmista al entender el mensaje de Dios respondió: «Señor, Dios de las venganzas;  Dios de las venganzas, ¡manifiéstate! Levántate, Juez de la tierra,  y dales su merecido a los soberbios.» El apóstol Pablo nos exhorta: «No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios.» Como podemos observar, no tenemos ningún papel que desempeñar en este proceso de venganza, puesto que Dios mismo se encargará de todo. Cuando seas atacado, recuerda que la venganza sólo le pertenece al Señor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 6 de abril de 2011

  1. ISABEL dijo:

    ME PARECE UNA EXECELENTE ENSEÑANZA, YA QUE EN EL MOMENTO QUE MÁS LO NECESITABA ME AYUDÓ A REFLEXIONAR Y DEJAR TODO EN LAS MANOS DE DIOS Y EVITAR HACER ALGO INDEBIDO CONTRA MI PRÓJIMO Y DEJARLO TODO EN MANOS DE DIOS. GRACIAS SIGAN HACIENDO MÁS PUBLICACIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s