La palabra de hoy 10 de abril de 2011


Oigan esto, pueblos todos;
escuchen, habitantes todos del mundo,
tanto débiles como poderosos,
lo mismo los ricos que los pobres.
Salmos 49:1-2

Tenemos que reconocer que hemos sido privilegiados al poder contar con una esperanza firme, basada no en fantasías sino en realidades espirituales, cuya fuente y fundamentos son la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo en la cruz del monte de la Calavera y su victoria sobre la muerte cuando resucitó y venció a la tumba. Gracias a los adelantos tecnológicos comunicacionales y al esfuerzo sostenido de misioneros lingüistas traduciendo la palabra de Dios a todo lenguaje conocido, muchos han podido tener acceso a la revelación de la única solución a todos sus problemas. Cuando hablo de solución a los problemas no estoy diciendo que éstos desaparecerán por completo, sino que éstos podrán ser vistos en su verdadera dimensión y no como presuntos poderosos gigantes que producen pánico y terror. Problemas siempre ha habido y siempre habrá, más que todo porque somos criaturas pecadoras buscando satisfacer sus propias pasiones. En cualquier momento los deseos de uno chocarán contra los deseos de otro y se presentarán el conflicto y los inevitables problemas. Mas con Jesucristo tomando las riendas de nuestra vida tendremos la dirección necesaria para evitar la mayoría de los conflictos y para manejar con sabiduría aquellos que no podamos evitar.

Esta privilegiada manera de disfrutar la vida no nos la podemos guardar de manera egoísta sino debemos compartirla con otros que sabemos que están sufriendo porque no cuentan con la dirección del Salvador. Todo el mundo tiene problemas. ¿Qué mejor oportunidad para ofrecer un gesto de apoyo y una palabra de esperanza basada en las promesas de Dios y nuestra propia experiencia de verlas cumplidas? Pidamos al Señor Jesús sabiduría para poder compartir nuestro testimonio con aquellos que se encuentran en problemas sin que nuestras palabras suenen a entrometimiento o fingida superioridad. Estoy seguro de que Dios nos concederá nuestra petición. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La palabra de hoy 10 de abril de 2011

  1. Gracias a Dios las enseñanzas diarias de nuestro Salvador Jesucristo. maravillosa palabra de nuestro Señor Jesus para alivianar nuestra carga y saber que dentro de cada uno sin duda esta la sabiduria infinita q es nuestro Creador. Gracias por todo

  2. Jorge A Piedrahita dijo:

    Es un mensaje para seguir adelante y confiar en DIOS, gracias porque esa es la idea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s