La palabra de hoy 13 de abril de 2011


Montañas de Basán, montañas imponentes;
montañas de Basán, montañas escarpadas:
¿Por qué, montañas escarpadas, miran con envidia
al monte donde a Dios le place residir,
donde el Señor habitará por siempre?
Salmos 68:15-16

Las montañas de Basán, conocidas hoy en día como Jebel-al-Druze o Montaña de los Drusos, es una cadena de montañas de origen volcánico ubicadas en el sur de Siria al noroeste de Israel. De esta región de Basán era el gigante rey Og de los amoritas derrotado por Moisés en la batalla de Edrei durante la conquista de la tierra prometida. El origen volcánico de esta cadena de montañas es lo que confiere su carácter escarpado e imponente, amén de las nieves que lo cubren en invierno. ¿Qué tiene que ver esta escarpada montaña con la modesta elevación de la colina donde se construyó la ciudad de Jerusalén? Por la manera en que el salmista se hace la pregunta es obvio que la pregunta es retórica. A pesar de las grandes alturas representadas por esta cadena de montañas, altas con relación al terreno llano que predomina en la región, la ciudad de Jerusalén es aún más alta por el privilegio de contar con el templo de Dios, el lugar escogido por Dios para recibir las ofrendas y los sacrificios de su pueblo. Desde el punto de vista alegórico, las montañas representan el poder militar de los imperios que mantuvieron al pueblo de Israel bajo su dominio por largos períodos de la historia.

Ningún poder militar, ni aún la sumatoria de todos ellos, podrá enfrentarse con éxito al portentoso ejército de Dios. Muchas veces nuestra fe en Dios disminuye peligrosamente porque ignoramos la magnitud e inmensidad del poder de Dios. Muchas veces nos dejamos impresionar por el aparente poder de nuestro enemigo y nos olvidamos de que nuestro Dios es el único que es Todopoderoso. Quien tiene el poder para crear el universo, ¿no podrá hacer lo que se le antoje por imposible que parezca? Nunca perdamos de vista la enorme e inmensurable capacidad de Dios para sacarnos de cualquier situación o apuro en que nos encontremos. Levantemos nuestra voz hacia él y él hará. No te dejes impresionar por el aparente poder del enemigo. Nada es delante del poder de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s