La palabra de hoy 18 de abril de 2011


Tú gobiernas sobre el mar embravecido;
 tú apaciguas sus encrespadas olas.
Salmos 89:9

Para ningún judío que se apreciara de pertenecer al pueblo escogido de Dios era un secreto que el poder de Dios es ilimitado y que ninguna de las fuerzas existentes en la naturaleza puede resistirse a obedecer su mandato. Ellos sabían que toda la creación se mueve y obedece con precisión a la sabia y magistral orquestación del Creador. Que Dios puede apaciguar las tormentas es algo que todos entendían y daban por un hecho. No obstante, en una noche en que les tocó cruzar el lago de Genesaret y se desató una feroz tormenta en medio del lago, los discípulos de Jesús estaban tan profundamente dominados por el terror que les causaba su precaria situación que no acertaban a reaccionar de una manera cónsona con sus creencias. Simplemente, se dejaron dominar por el miedo y con desesperación se acercaron al maestro que se hallaba plácidamente dormido en la popa de la barca. Al instante en que Jesús  conminó a las azotadoras olas y reprendió a los enfurecidos vientos, vino la calma absoluta. ¡Qué menos esperar de quien fue anunciado por el gran profeta Isaías como Dios fuerte y Príncipe de paz!

Ese mismo Jesús, quien ahora está sentado a la diestra del Padre, puede traer calma absoluta a tu vida que se halla azotada por la terrible tormenta de los problemas y las dificultades. Búscalo con fe y lo hallarás. Su respuesta no tardará y su poderosa voz ordenará a las circunstancias que te rodean que se calmen y te den el reposo que tanto necesitas. Mas no actúes como los aterrorizados y sorprendidos discípulos que aún a pesar de haber sido testigos del poder de Dios no terminaban de entender que quien estaba durmiendo en la popa de la barca era el Creador mismo. Quizás estés pensando que Dios se ha dormido y por eso no escucha tu voz. Confía en él. El ya te ha escuchado y no permitirá que la tormenta dure un segundo más de lo que debe durar. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s