La palabra de hoy 19 de abril de 2011


El que cumple el mandamiento cumple consigo mismo;
el que descuida su conducta morirá.
Proverbios 19:16

La ley de Dios dada a Moisés tuvo y todavía tiene para quien se quiere ceñir a ella, el propósito de guiarnos a Cristo. No obstante, muchos buscaron la justificación por medio de la ley sin darse cuenta de la imposibilidad de cumplir todos sus requerimientos. Quienes así lo hicieron se dieron cuenta de que estaban esclavizados por ella pero no encontraban otra forma de alcanzar la justificación por lo que se mantenían aferrados a ella tratando de lograr lo imposible. Muchos aún no saben que hay un camino mejor, de hecho el único camino posible, cual es el de la fe en la obra redentora del Hijo de Dios, Jesucristo. Advertimos que la ley por sí misma no es mala. Lo que estamos diciendo es que la ley no sirve para justificarnos o salvarnos. Aún así, su vigencia permanece y en lo espiritual debemos ajustarnos a ella toda vez que nuestra naturaleza pecaminosa no lo puede hacer. Dijo el apóstol Pablo a los creyentes romanos: «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

El que cumple la ley, cumple consigo mismo y, todavía más importante, agrada a Dios. Quien ignora sus preceptos se deja vencer por el pecado y sabemos que «la paga del pecado es muerte» por lo que quedarán privados de la gloria de Dios. Andemos, pues, de acuerdo a la dirección del Espíritu de Dios y no de acuerdo a la naturaleza pecaminosa que domina nuestro cuerpo. Sólo un espíritu controlado por el Espíritu Santo de Dios puede resistir y vencer las influencias malignas de la carne. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s