La palabra de hoy 6 de mayo de 2011


El Señor es la fortaleza de su pueblo,
y un baluarte de salvación para su ungido.
Salva a tu pueblo, bendice a tu heredad,
 y cual pastor guíalos por siempre.
Salmos 28:8-9

Aun cuando David llego a ser un victorioso guerrero y un poderoso rey, él nunca olvidó su experiencia como cuidador de los rebaños de ovejas de su padre Isaí. Él siempre entendió la gran responsabilidad que recaía sobre sus hombros cada vez que sacaba las ovejas a pastar. En los terrenos de pastoreo de los alrededores de Belén merodeaban leones y osos que continuamente ponían en peligro al rebaño y era menester que el pastor estuviese siempre alerta para proteger a sus animalitos de los ataques de las hambrientas fieras. Basado en estas importantes experiencias, David nunca tuvo problemas para comprender el significativo papel que jugaba Dios en su vida. Fue David quien escribió: «El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar.» Él entendía perfectamente que su seguridad dependía totalmente del cuidado de Dios y que aunque el enemigo estuviese rondando a su pueblo, él podía sentirse totalmente protegido pues el Señor estaba vigilante y no permitiría que el adversario le causara daño.

 Su aguerrido corazón le permitía manejar conceptos aparentemente disímiles como la guerra y el pastoreo. Él entendía que el Señor era fortaleza y baluarte y que también era pastor del rebaño donde David era tan sólo una oveja más.

Nosotros, al igual que el rey David, podemos hoy en día sintetizar estos dos aspectos de la naturaleza de Dios que a primera vista lucen contradictorios. Podemos descansar en el hecho de que nuestro Señor Jesucristo es el buen pastor que dio su vida por nosotros, sus ovejas y porque le conocemos y lo reconocemos como nuestro pastor, lo seguimos cuando escuchamos su dulce y al mismo tiempo marcial voz. Su mortífera (para las fieras) vara de pastor espantará a las despiadadas alimañas de nuestro alrededor. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s