La palabra de hoy 8 de mayo de 2011


Señor, no me reprendas en tu enojo
 ni me castigues en tu ira.
Porque tus flechas me han atravesado,
y sobre mí ha caído tu mano.
Salmos 38:1-2

Cosa seria es desviarse de los caminos que Dios prepara para que sus hijos anden por ellos. Dios es un padre perfecto que toma las acciones correctivas y disciplinarias que sean necesarias para mantenernos centrados en el sendero y con nuestra visión puesta en la vía. Por diseño, si nuestra atención no está puesta en el camino podemos desviarnos muy fácilmente. Tengo que confesar que soy de las personas que disfruta contemplar los paisajes y muchas veces cuando voy al volante de mi vehículo me distraigo con algo que se encuentra fuera de la vía. Tan pronto retorno mi mirada al camino me doy cuenta de que el vehículo ya no se encuentra en el canal por donde estaba conduciendo originalmente sino se ha desviado un poco hacia el canal contiguo. Mi reacción no se hace esperar y logro maniobrar el automóvil para que regrese al carril original. No obstante, mi respuesta es súbita y  el coche responde con un viraje brusco que es muy desagradable para los pasajeros que me acompañan. Además, alguien que esté observando la maniobra desde el exterior del auto pudiera pensar que el conductor (yo) se encuentra bajo la influencia del alcohol.

Dios no permite que nos salgamos del carril por el cual debemos trasladarnos. Si él observa que nuestra vida comienza a desviarse del carril original, él tomará la dirección del vehículo y nos regresará al canal por donde nos debemos conducir. Esta maniobra correctiva puede resultar temporalmente desagradable para nosotros pero tan pronto nos encontremos de nuevo rodando por el carril original las cosas vuelven a su total normalidad. Recordemos que Dios es quien debe estar tomando el control del volante y no nosotros y que nuestro Señor Jesucristo debe ser el centro de nuestra atención. No nos distraigamos, pues del centro del camino para evitar las bruscas maniobras que son necesarias para mantenernos en el canal seguro, libre de accidentes. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Salmos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s