La palabra de hoy 13 de mayo de 2011


El prudente actúa con cordura,
pero el necio se jacta de su necedad.
Proverbios 13:16

Necedad es sinónimo de locura. El necio no acepta razonamientos sino inventa los suyos propios, los cuales sólo él los entiende. Cuando se le pregunta sobre la razón de su comportamiento responde con lo primero que se le viene a la cabeza y si sigue siendo presionado para dar una respuesta coherente, simplemente dice: lo hice porque me dio la gana. Pero la cuestión no se queda ahí; después de soltar todas las barbaridades que su afiebrada e ilusa mente produjo, se ufana de lo dicho como si lo expresado fuera una gran verdad o un profundo pensamiento filosófico que transformará radicalmente el nivel de conocimiento alcanzado por la humanidad hasta ese momento. Es evidente que sus procesos mentales están completamente divorciados de la realidad y del sentido común pero esto no le impide avanzar en su majadería pues él vive en otro mundo que nada tiene que ver con la realidad. Esto no sería un problema si a los necios y majaderos se les pudiera aislar físicamente del resto de la sociedad de la misma manera que ellos se encuentra intelectualmente alejados de la razón. No obstante, el necio tiene quien lo apoye en sus estupideces y se las celebre como grandes verdades y principios. Esto le da la motivación a seguir adelante con su irresponsabilidad.

El hijo de Dios debe mostrar un comportamiento diametralmente opuesto a la actuación del necio. Sus decisiones deben estar basadas en los principios establecidos por Dios y comunicados al hombre por medio de su palabra. Su andar diario debe estar canalizado y dirigido directamente por Dios, y sus palabras deben ser cuidadosamente escogidas antes de ser lanzadas al aire. Su lengua debe ser dominada por su mente y su voluntad, y no al contrario, como lo es para los majaderos y desquiciados. ¿De qué manera podemos entonces mostrar un comportamiento sensato? Con prudencia y sabiduría. No caigamos en el mal proceder del necio. Los necios recibirán su recompensa de necios y los justos recibirán su recompensa de justos. Sigamos a nuestro Señor Jesucristo, el unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s