La palabra de hoy 17 de mayo de 2011


El malvado hace caso a los labios impíos,
y el mentiroso presta oído a la lengua maliciosa.
Proverbios 17:4

Apenas la semana pasada tocamos el tema de la estrecha interrelación que existe entre el engaño y la maldad. Dijimos que el engaño es parte integral de mal y que el mal no puede existir sin el engaño. También dijimos que estos dos están ligados de tal manera que no podemos encontrarlos separados el uno del otro. La palabra de hoy nos aporta más información al respecto. El versículo de hoy nos habla de la interdependencia simbiótica que existe entre estos dos entes opuestos a Dios. La mentira y el mal se alimentan el uno del otro. Ambos se necesitan para fortalecerse y seguir haciendo daño. Tan pronto como la verdad aparece, la mentira pierde su poder y no le queda más remedio que desaparecer. Al desaparecer la mentira, el mal se debilita y pierde su dominio sobre personas y pueblos. Mientras la verdad no asuma el dominio sobre el territorio que por derecho le pertenece, el mal hará de las suyas y sus consecuencias serán una pesada carga para la humanidad.

Muchos nos quejamos de lo mal que están las cosas o del mal inherente a la naturaleza humana y no nos damos cuenta de que con nuestras erradas acciones  y actitudes estamos contribuyendo a que el mal se fortalezca. Es por ello que siempre debemos buscar que la verdad esté presente. A la verdad no tenemos por qué defenderla, ella se defiende por sí misma. Lo que tenemos que hacer es permitirle que haga acto de presencia. De lo demás, ella se encargará para eliminar al engaño desde la raíz. Estemos atentos a nuestro alrededor y nos daremos cuenta de cómo la mentira se encuentra presente en todos lados y en todas las situaciones y cómo su presencia incontrolada es responsable de que el mal haga de las suyas. Cuando observemos a la mentira corriendo libremente, simplemente expresemos la verdad. Al igual que la luz hace desaparecer las tinieblas, la verdad hará desaparecer al engaño y a su consecuente compañero y simbionte, el mal. Recuerda que la palabra de Dios es verdad. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s