La palabra de hoy 20 de mayo de 2011


La herencia de fácil comienzo
no tendrá un final feliz.
Proverbios 20:21

Todo el mundo sueña  ─o al menos le pasa por la mente─  con algún día ganarse el premio gordo de la lotería. Para quienes no tenemos por qué depender del azar dado que nuestro Padre celestial nos provee todo lo que necesitamos y un poco más, ésto es sólo una idea fugaz como muchas otras cosas que pueden estar pasando por nuestra mente pero a las cuales no les damos mayor importancia ni le dedicamos tiempo o atención. Para otros que no están claros con cómo es eso de que Dios suple toda nuestras necesidades, la esperanza de convertirse en un ganador del primer premio y luego de vivir una vida libre de preocupaciones se convierte en una obsesión y al pasar de los años en una mera utopía. Aunque parafraseando el versículo de hoy, la sabiduría popular ha dicho: “Lo que fácil llega, fácil se va,” no creo que sacarse el gordo sea fácil. En todo caso, es algo que no nos costaría mayor esfuerzo porque no depende de la puesta en práctica de nuestras habilidades o del sudor de nuestra frente. Por otra parte, eso de vivir una vida libre de preocupaciones tampoco creo que sea cierto puesto que la mayoría de los testimonios al respecto que he podido conocer muestran que muchos se meten en mayores problemas de los que tenían antes de ganarse el premio y muchos también se quedaron sin un centavo poco tiempo después de recibir el premio.

¿Para qué basar nuestra esperanza en un juego de azar que nos coloca en clara desventaja si consideramos que las probabilidades de pegar el premio mayor son de 1 entre decenas de millones, o sea, muy pocas? ¿Por qué ignorar a quien verdaderamente tiene el poder para darte todo lo que necesites y aún más? No sigan creyendo más en cuentos de camino. Cualquier cosa que hagamos por codicia está destinada al fracaso, no sólo físico sino también espiritual. Pongamos nuestra mirada en la certeza del poder de Dios y no en las veleidades del azar. Sólo Jesucristo puede hacer de tu vida un éxito y el éxito más importante es la salvación de tu alma. ¡Solo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s