La palabra de hoy 28 de mayo de 2011


El que trabaja la tierra tendrá abundante comida;
el que sueña despierto sólo abundará en pobreza.
Proverbios 28:19

El hombre, que fue creado a semejanza de Dios, posee en sus cromosomas uno o varios genes que lo equipan con la creatividad o capacidad para crear. Las creaciones humanas típicamente comienzan con la generación de una idea que, de ser físicamente factible, puede llegar a convertirse en una obra o una acción. Es en el proceso de generación de ideas donde nos encontramos con la puerta abierta de la fantasía. Algunas de las ideas tomadas de ese mundo de la fantasía han logrado ser convertidas en objetos o acciones concretas pero la mayoría de ellas sólo permanecen como lo que son, meras fantasías. Hay muchas personas a quienes les gusta visitar este mundo de ficción pero no para tomar ideas y buscar convertirlas en obras sino para escapar de la realidad. Su vida consiste en imaginar entelequia tras entelequia y retozar entre ellas pero nunca logran que sus ideas culminen en algo concreto y efectivo. Ellos se pasan toda la vida soñando con el “puede ser” y por ende dejan de prestar la atención debida al “es” y al “debe ser.” En nuestra vida nos podemos dar el lujo de tener cortos y muy esporádicos momentos en los cuales soñamos despiertos con posibilidades y deseos, pero si pasamos mucho tiempo en ese mundo de ilusión lo más probable es que terminemos perdiendo contacto con la realidad.

El ser humano fue creado para estar ocupado en actividades productivas y generadoras de satisfacción. El popular “Negrito de El Batey” se equivocó por completo cuando dijo: «el trabajo lo hizo Dios como castigo.» La realidad es que el que no trabaja, no prospera y por el contrario, su situación degenera y cada día que pasa se convierte en una persona más pobre, tanto en lo físico como en lo espiritual.. Administremos con mucha sabiduría y seriedad el tiempo que le dedicamos a solazarnos en ese mundo de la fantasía y los sueños y demos gracias a Dios porque contamos con una imaginación y una creatividad que nos permite participar, a semejanza de Dios, en el proceso creativo y porque somos bendecidos con un empleo o una actividad que nos mantiene ocupados, productivos, satisfechos y agradecidos a Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s