La palabra de hoy 31 de mayo de 2011


Los dichos del rey Lemuel. Oráculo mediante el cual su madre lo instruyó:
«¿Qué pasa, hijo mío?
¿Qué pasa, hijo de mis entrañas?
¿Qué pasa, fruto de mis votos al Señor?
No gastes tu vigor en las mujeres,
ni tu fuerza en las que arruinan a los reyes.
Proverbios 31:1-3

En el último capítulo del libro de los Proverbios del rey Salomón podemos ver como éste utiliza de nuevo el recurso del seudónimo para presentar uno o dos temas específicos. El primero de estos temas es el de los placeres de la vida o por lo menos de dos de ellos. La madre del rey Lemuel ─¿Betsabé o recurso literario?─ le orienta a no gastar su vigor en las mujeres. Es obvio que Salomón hizo caso omiso de las instrucciones que le dejó su madre pues según el primer libro de los Reyes, Salomón tuvo 700 esposas y 300 concubinas. Este obvio y pantagruélico exceso le trajo terribles consecuencias pues su corazón fue pervertido por la negativa influencia de esas mujeres y él dejó de serle fiel a Dios rindiéndole culto a otros dioses. El mismo Dios se le apareció personalmente en dos ocasiones para prohibirle que continuara con la idolatría pero el fracaso espiritual del hombre más sabio de toda la historia hizo que desobedeciera el pacto, los decretos y las instrucciones directas y específicas de Dios al respecto. En sus reflexiones sobre la vida, Salomó concluye que las mujeres fueron para él una trampa, que sus corazones habían sido una red y que sus brazos resultaron ser pesadas cadenas.

Todavía queda en el inconsciente colectivo hispanoamericano resabios de una época en la cual tener varios “frentes” era algo común y aceptable y aunque hoy esta conducta ya no se vea tanto ─por lo menos públicamente─ el corazón del hombre sigue siendo tan inclinado a la infidelidad como lo fue antaño. Con mucha razón Salomón concluye que ¡no hay nada nuevo bajo el sol! El hombre verdaderamente sabio no tiene por qué realizar todos los experimentos antropológicos que llevó a cabo Salomón para recibir la sabiduría que viene de lo alto. Escudriñando en la palabra de Dios encontrará todo lo que necesita saber para llevar adelante una vida que sea del agrado de Dios. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s