La palabra de hoy 1 de junio de 2011


Proverbios de Salomón hijo de David, rey de Israel:
para adquirir sabiduría y disciplina;
para discernir palabras de inteligencia;
para recibir la corrección que dan la prudencia,
la rectitud, la justicia y la equidad;
Proverbios 1:1-3

He aquí una lista de cosas que establecen un marcado contraste entre lo que el mundo busca y lo que los hijos de Dios tratan de alcanzar. Ya lo hemos dicho en otras oportunidades, lo que la gran mayoría de la gente busca, y lo único que el mundo ofrece, es fama, dinero y poder. Lo más sorprendente de todo es que la lista de cosas que tratan de obtener los hijos de Dios fue escrita por alguien que tenía muchísimo de las tres cosas que el mundo ofrece. Dada su sabiduría, el rey Salomón contó con una fama que traspasaba las fronteras de su reino. En cuanto a riquezas, la Biblia dice que en sus tiempos había tanto oro que “la plata era poco apreciada.” También dice que “Tanto en riquezas como en sabiduría, el rey Salomón sobrepasó a los demás reyes de la tierra.” Y en cuanto a poder, Salomón logró organizar un gran ejército con el soporte de muchos caballos y carros de guerra. ¿Por qué Dios le concedió a Salomón todas estas cosas que típicamente sólo se consiguen siguiendo al mundo y apartándose de Dios?

En primer lugar, Salomón tenía una misión muy específica, construir el templo del Señor. para esto se requiere poder disfrutar de períodos extensos de paz para que la obra no se vea interrumpida cada vez que haya que enfrentarse al enemigo en batalla. La fama, el dinero y el poder le permitieron a Salomón disfrutar de una paz duradera para que pudiera llevar a cabo la misión que Dios le había encargado. Por otra parte, Salomón nunca le pidió a Dios que le diera otra cosa que no fuese “discernimiento para gobernar a tu pueblo y para distinguir entre el bien y el mal.” Busquemos que Dios nos dé sabiduría y discernimiento para poder servirle al máximo de nuestras capacidades. Así podremos conducirnos con prudencia, rectitud, justicia y equidad. ¡Sólo a Dios sea la gloria!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Palabra de Hoy, Proverbios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La palabra de hoy 1 de junio de 2011

  1. jaqueline ospina martinez dijo:

    gracis por tener este espacio laverdad que yo era un persona demaciado incredula y no queria ver que habia un dios que todo lo puede y grcias a el pude conocer y ver mas halla de donde mis ojos querin ver y lo conoci verdaderamente a mi dios gracia a el mi vida cambio y ahora tengo fe y lo llebo a el en mi corazon por que el es el soporte de mi vida no consilio la vida sin el amor de dios para aquellas personas que un no quieren dejar que dios entre en su corazon abran las puertas y deja que dios obre en ti y veras que tan grande y maravilloso es el amor de dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s